Jardín para la meditación

Crea tu jardín para la meditación

16 septiembre, 2014

Jardín para meditar

La meditación tiene incontables beneficios para tu salud, es una experiencia que te ayuda a conocerte y a vivir en paz contigo mismo y con el entorno. Aunque existen innumerables formas de meditar, hacerlo en contacto con la naturaleza potencia enormemente sus resultados.

Crear un rinconcito privado y apacible en tu jardín es una idea perfecta para encontrar tu espacio de meditación, alejado del ruido y las influencias nocivas del medio para que puedas concentrarte en ti y el universo.

Si bien puedes meditar en casi cualquier parte y hacerlo siempre en lugares diferentes, tener un lugar donde te sientas a salvo y sin distracciones redundará en beneficios para ti y para tu entorno.

Consejos para crear tu jardín para la meditación

Jardín de meditación

1. Busca un rincón silencioso: Elige el lugar más silencioso de tu jardín, donde no se escuchen autos, ruidos de los vecinos, etc. Por lo menos, que se el sitio donde menos se escuchan.

2. Filtra los sonidos: Crea una barrera vegetal con setos, ya sea plantados directamente en la tierra o en macetas. Si no puedes colocar setos, puedes utilizar cualquier otra planta de mediano porte que amortigüe el sonido. También puedes ubicar estatuas, muebles de jardín u otros elementos decorativos que formen una barrera entre tu rincón y el mundo exterior. Enmascara los sonidos con otros sonidos agradables como el agua, que tiene efectos sedantes. Coloca una fuente, campanillas, tubos de viento o todos, para crear un fondo sonoro relajante que disfrace los sonidos del exterior.

Crea tu rincón de meditación

3. Acondiciona el rincón de meditación: Incluye figuras u objetos que te produzcan paz. Más allá de que la meditación se realice con los ojos cerrados, al abrirlos es preferible que percibas imágenes que te mantengan conectado con el sentimiento de tranquilidad interior. Puedes elegir las figuras que representen la paz para ti, una estatua, un cazador de sueños, las campanillas, etc.

4. Un mini jardín Zen: Puedes acondicionar tu rincón con un jardín Zen en miniatura, un pequeño foso de arena con una roca grande y plantas rodeándolo servirá. Puedes aprovechar un cantero vacío y cubrirlo con arena. Ubica la roca en un rincón del cantero y traza figuras en la arena formando ondas alrededor de la roca. Esto tiene un efecto relajante. En el rincón opuesto a la roca puedes colocar varias macetas con plantas ornamentales.

5. Minimalismo: Aunque te hemos sugerido incluir varios elementos para crear tu jardín de meditación, siempre debes optar por la solución que incluya un menor número de objetos. No se trata de crear un epacio atiborrado, sino uno donde la energía fluya libre. No hay limitación para el número de plantas que incluyas en tu jardín, siempre que las ubiques en la periferia del mismo y no formando una selva. Recuerda que la saturación no favorece la meditación.

Fuente

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen