Hoya kerrii

Una planta con forma de corazón: Hoya kerrii

2 enero, 2013

Una planta con forma de corazón, Hoya kerrii
Todas las plantas me parecen atractivas y cualquiera de ellas es bienvenida en mi jardín, pero esta planta tiene algo especial en su forma que la hace particularmente deseable. Hoy te voy a hablar de una planta con forma de corazón, la Hoya kerrii.

Originaria de Cambodia, Laos y Tailandia, la Hoya kerrii, es una planta suculenta trepadora con hojas de forma de corazón, lo cual la hace muy atractiva y un regalo ideal para los enamorados. Esta planta es conocida más por sus nombres vulgares que por el nombre científico: cactus de corazón, flor de corazón, planta de corazón. Además de las características que ya mencioné, te diré que esta planta singular es además una herbácea y una epífita (crece en las ramas y troncos de otros árboles, donde recibe la luz solar).

Aunque pueda parecerte muy extraña esta planta con forma de corazón, la Hoya kerrii es tan sólo una más de una gran familia de 200 o 300 especies semejantes. Esta planta trepadora tiene unas bellísimas flores en ramilletes de 15 a 30 flores de color crema con corola rosado pálido.

Como las flores tienen una duración muy efímera, el principal interés de esta planta está en sus hojas carnosas con forma de corazón, que alcanzan un ancho de 7-9 cm y un largo de 9-12 cm, de un verde intenso.

Una planta con forma de corazón, Hoya kerrii

Cuidados de la planta con forma de corazón: Hoya kerrii

Si deseas cultivar la planta con forma de corazón, Hoya kerrii, puedes hacerlo de dos formas, dejándola crecer libremente como trepadora en una maceta bastante grande con un tutor que la sostenga, o colocándola en macetas pequeñas donde resaltará la forma de corazón de sus hojas.

Debes saber que la Hoya kerrii crece muy lentamente al principio, de modo que deberás poner toda tu paciencia en ella. La primera floración puede tardar años. Usualmente florece en verano y sus múltiples y pequeñísimas flores en ramillete con forma de estrella despiden un perfume fuerte.

Por tratarse de una epífita, está acostumbrada a recibir luz indirecta, por lo que no la coloques al sol directo, pues quemaría sus hojas. Busca un sitio iluminado pero sombreado. El sustrato debe ser muy aireado, con buen drenaje y con agregado de materia orgánica, no olvides que es una epífita.

Si bien necesita riego frecuente, no soporta el exceso de agua, que la pudriría. Durante el invierno debes reducir al mínimo el riego.

Dadas sus características, esta planta disfruta del calor intenso y de las macetas pequeñas que le recuerdan su estado silvestre en las copas de los árboles, con sus raíces aéreas. Es una planta perfecta para cultivar en terrazas, patios o espacios pequeños.

 

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen